Se perdió la Humildad

NOTICIAS DE OPINIÓN | Sábado, 06 Agosto 2022 11:09 | Por Jesús Antonio Fernández Olmedo

Se perdió la Humildad Jesús Antonio Fernández Olmedo

Basándonos en experiencias de la vida cotidiana podríamos entender que no todos tenemos el mismo nivel de evolución.

Por ejemplo, a muchas personas les cuesta creer, es decir, si no ven o tocan no creen.

Esto tiene que ver mucho con que las cosas después de una catástrofe se olvidan y se puede llegar a pensar que aquello fue algo que ocurrió como pudo ocurrir otras veces y no es que haya un cambio climático o que se nos avecina una catástrofe de proporciones  inimaginables.

No estamos ni mucho menos tan avanzados como podríamos llegar a pensar, ni el en cénit de la evolución natural y humana.

Miramos pero no vemos: dependemos del petróleo, el gas y el carbón pero no pensamos que son recursos que están llegando a su fin.

Incluso cuando llegan noticias del descubrimiento de  grandes yacimientos de petróleo no nos paramos a  pensar que finalmente esto equivale a sólo unos días de consumo mundial.

Los científicos de hoy son súper especialistas en un tema pero se les escapa de las manos una visión general o global de un mundo en constante velocidad en cuanto al cambio.

Esto denota de que personas muy inteligentes, con grandes virtudes o capacidades intelectuales se  encuentran en un atolladero para lograr entender que nos está pasando, por tanto ellos, los  "grandes expertos" de hoy no pueden de  ninguna manera ser referentes, ni  tampoco van a señalar la carretera  correcta por la que deberíamos circular  todos para salvarnos de esta situación mundial cada día más compleja y  caótica.

Mucha gente está confiada en que algo  se hará para revertir esta situación ya  que siempre, cuando digo siempre solo me refiero a las últimas décadas en las que el progreso científico y técnico ha alcanzado unas cotas nunca vistas y  esto ha creado un halo de "confianza ingenua" en las gentes, como si alguien o algo como es la tecnología o el sistema hará  algo para reconvertirse.

Se está utilizando cantidades ingentes  de energía en construir telescopios  espaciales, naves, cohetes para  el estudio del universo pero poco  o nada para regar y mantener nuestra casa. Ahí podríamos observar un factor grave de desinteligencia.

Hemos llegado al límite y no podemos seguir más allá, estamos chocando desde hace un tiempo con un muro insondable que hemos construido nosotros mismos, el ser humano sólo  cambiando su estilo de vida y  coordinando empatía con otros si podrá sobrevivir y alcanzar  las estrellas, si es que eso  le hará sentir bien, no tendría  tampoco que ir en esa dirección sino en otras posibles donde recupere la perdida esencia que parecería la solución o salida más inteligente.

Deja un comentario

RECOMENDACIÓN: Toda opinión o comentario publicado, el cual este fuera de contexto será borrado y bloqueada la IP, para que en lo adelante no pueda emitir ningún tipo de opinión en nuestro medio.
Att. El Universal Digital.