Hallazgos en Sgacedom

NOTICIAS DE OPINIÓN | Sábado, 23 Octubre 2021 09:45 | Por Pedro Ramírez Brito

Hallazgos en Sgacedom Pedro Ramírez Brito

Mientras escudriñaba en algunos diarios de circulación nacional en la República Dominicana, me encontré con una información de fecha 4 de junio del año 2012 publicada en el periódico Diario libre, con el título:  “Escandalo de fraudes y faltantes en la Sgae Dominicana”.

Este artículo se refiere a la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores, Dominicanos de Música, (Sgacedom) de la República Dominicana y fue escrito por el periodista Alfonso Quiñónez.

En esa publicación el flamante redactor se refiere a un desfalco de unos 6 millones de pesos y un faltante de más de 18 millones. Además reseña que  en la entidad  que agrupa  a los autores del país, se trabajaba para ese entonces, “con un costo  operacional de más de un 60%”, aunque las normas reglamentarias de la Ley 65-00 y los estatutos de Sgacedom,  establecen claramente, que el tope de gastos en las operaciones de carácter Administrativo, debe ser del 30%, ya que el 70% restante de lo recaudado de acuerdo a los estatutos sociales de la entidad,  debe ser distribuido,  en un 60% para la cuenta de reparto a los socios y un 10% para previsión social, que son los programas que se han implementado para asistir y auxiliar a los autores, en los casos de emergencias, ya sea de enfermedad o muerte.

En el inicio de ese artículo el señor Quiñónez, hace una comparación del escándalo que destituyó en España al presidente de Sgae, Teddy Bautista y lo relacionó con lo que ocurría en Sgacedom en la gestión del señor Valerio de León (2011-2012) en la República Dominicana.

Parece que el señor Quiñónez de Periodista, pasó a ser Clarividente, porque el día 10 de julio, es decir, un mes y 6 días después de publicar su artículo, la Oficina Nacional de Derechos de Autor (Onda), intervino a Sgacedom y colocó al frente de la institución al Compositor y Merenguero Típico, Francisco Ulloa.

Ese año la Junta directiva que encabezaba el intervenido Valerio de León, estaba compuesta por los compositores, Alejandro Martínez, Winston Paulino, Esteban Mariano, Marcos Carrera, Cristián Encarnación y Luigi Lorenzo.

(Esa era la 2da vez que Sgacedom había sido intervenida).  

En esta ocasión, fue por el organismo oficial que para entonces todavía era dependiente del Ministerio de Cultura.  

La primera intervención a la entidad de gestión colectiva, fue por una decisión interna del comité de vigilancia. 

Sucedió en el año 2004 en la calle Dr. Báez # 9, en el sector de Gazcue del Distrito nacional, S.D, realizada contra el presidente y talentoso Compositor Mario Díaz (2004-2006), por un supuesto problema detectado en el padrón electoral donde incluyeron autores sin derecho a voto, previo a las nuevas elecciones del periodo 2006-2008. 

Se dice que El señor Francisco Ramón Santana (Frantoni), que había dirigido la institución desde el 1999, hasta el 2004, fue quien supuestamente le informó al comité de vigilancia de entonces, lo que estaba sucediendo y Benjamín Bujosa Mieses que encabezaba el comité de Vigilancia, se empodero, para resolver el tranque antes de la celebración de las elecciones. 

Según una fuente fidedigna, era una jugada estratégica del señor Frantoni Santana, para él aspirar de nuevo a la presidencia.

Convocaron una asamblea extraordinaria, en el patio del local de Sgacedom.  Ese patio tenía una mata de mango muy frondosa y era muy espacioso. 

Sin lugar a dudas fue el escenario natural de Sgacedom para esa época.  Se utilizaba en distintas actividades y la entidad se ahorraba un buen dinero.  

Se filtró que Mario Díaz quería repetir en la presidencia, pero en esa Asamblea extraordinaria eligieron por consenso al señor, Óscar Mendoza Camino, como presidente interino y al señor, Pedro Ramírez, como vicepresidente, por un periodo de 3 meses hasta que se dieran las condiciones, para las elecciones. 

En poco tiempo, Óscar Mendoza se enamoró del cargo y empezó hacer campaña en el mes de diciembre en la fiesta navideña… ¡El hombre quería seguir, al igual que el reciente-intervenido, Mario Díaz!

Benjamín Bujosa Mieses, olfateo las intenciones del señor Óscar Mendoza y un día mientras este se encontraba solo en su oficina, se presentó junto con otros autores y lo sacó de su despacho de forma compulsiva, en esa misma navidad. 

Fue si se quiere un golpe de estado repentino al presidente interino.

Una de las razones era que supuestamente Óscar Mendoza estaba dando dinero a los autores para que lo eligieran en las elecciones del próximo mes de enero.

Allí quedó Benjamín Bujosa coordinando los trabajos y dirigiendo la institución, de manera interina hasta que se realizaron las elecciones en el año 2007. 

Mi fuente parece no se equivocó en lo que para él era una estrategia del señor Frantoni, ya que en, ese mismo año, éste se presentó como candidato y volvió a presidir la institución hasta el 2009 y luego repitió hasta el 2011, es decir, una especie de Balaguer, en Sgacedom, por 4 años más. 

Frantoni Santana tiene toda una historia en Sgacedom, envuelto entre luces y sombras, que sin lugar a dudas, habrá que dedicarle un capítulo especial, ya que desde el año 2011 ha sido parte de cada acción que envuelve a la organización, pues además de ser el principal orquestador del 90% de los consejos que han dirigido en los últimos años, también ha sido una especie de todólogo, o de Bob Bonnie. No hay dudas que su vida y su mundo, solo gira entorno a Sgacedom y el derecho de autor. 

Desde su salida como presidente se ha desempeñado en esa entidad, como uno de los principales gestores en los procesos de negociación y al mismo tiempo como empleado y Asesor. 

Esto casi nadie lo entiende, porque, según mi fuente, como socio, recibe dinero por sus obras, como gestor de negocio un por ciento, como empleado cobra un sueldo y además tiene un jugoso contrato como asesor.

¿Cómo es posible que una sola persona sea miembro asociado, Gestor de negocio, Empleado y Asesor al mismo tiempo?  

En realidad, Sgacedom es y ha sido la vida del señor Frantoni Santana. 

¡Bueno ¡Por ahora lo dejamos ahí!

La segunda intervención fue en el año 2012, cuando la Onda, mediante resolución No.04-2012, suspendió por un año de sus funciones al señor Valerio de León, quien estaba presidiendo la entidad por el periodo 2011-2013.

La suspensión de sus funciones, fue por “presuntos actos de corrupción”, según dicha resolución No.04-2012.

 Cuando La Oficina Nacional de Derecho de Autor suspendió a De León, colocó en su lugar al Merenguero típico Francisco Ulloa.

 El famoso Merenguero típico, en poco tiempo se creyó que Sgacedom ya era de él y su familia, metió gente allí que no hacían nada, pero sí cobraban sueldos, combustible y dietas, provocando en apenas 4 meses un malestar peor que el anterior.

Lo último que se supo fue que semanalmente se asignaba 10 mil pesos de combustible y dieta para cada movimiento que este hiciera. 

Como ven, parece que estar en la presidencia de Sgacedom, es toda una maravilla, pues todo el que llega allí, se aferra del cargo y jamás se quiere ir. Y si se tiene que ir por una razón u otra, entonces quiere volver.

 ¿Cuál será el melao que tiene Mireya?, ¿digo Sgacedom?

Cabe destacar que la elección del señor Valerio de León a la presidencia, no fue por voto directo y secreto, como mandan los estatutos, si no por un consenso de los integrantes de las planchas participantes. No hubo caseta, ni urna, simplemente los miembros de las dos planchas participantes decidieron bajo el consentimiento de la junta directiva de turno, unificarse para entre ellos mismos elegir a las personas que ocuparían los distintos cargos.

De esa fusión salió Valerio De León presidente, debido a que su adversario Alejandro Martínez, retiró su candidatura para ese entonces. 

Quien le entrega la presidencia al señor Valerio De León es Frantoni Santana en el año 2011.  

Este último es el que por más tiempo ha presidido a Sgacedom, por casi una década.

El Periodista Quiñonez en su artículo dijo, “que el desfalco de 6 millones y la pérdida de otros 18 millones, era otro escándalo más de esa institución de gestión Colectiva”. Es decir que ya en Sgacedom, se venían denunciando irregularidades en el mal manejo de los recursos económicos de otras administraciones anteriores.

Eso le dice al país y al mundo, que allí hubo desde los primeros años de gestión, otros sonidos y denuncias por parte de los Asociados, sin embargo, al día de hoy, ningunos de los que han dirigido o administrado, la institución de los autores, han sido llevados a los tribunales, por actos de corrupción, a pesar de que cada año en los informes económicos de las Asambleas Ordinarias, siempre se presentan los números en rojo, como si el dinero recaudado se desapareciera por arte de magia.  

En 20 años, desde el 2001 a esta parte nunca se ha dado un informe positivo, Siempre ha sido en detrimento del patrimonio de los autores, que hoy 25 años después de la creación de Sgacedom, están peores que al inicio.

Los autores dicen que, aunque Sgacedom en 25 años no le ha dado ninguna mejoría no han querido denunciar los males, para no hacerle daño a la entidad ante los usuarios, pero en realidad es por miedo a ser expulsado, ya que reclamar, protestar o denunciar, está prohibido. 

Esa debilidad del mundo de los ciegos es lo que probablemente ha servido a los que han administrado, para pescar en río revuelto.

Nunca en un informe financiero, se han presentado los gastos de forma categorizada y detallada, siempre han sido de forma global generalizada.

 Este es un argumento que se ha hecho viral en la mente de los autores, porque en los estatutos de Sgacedom, han colocado un párrafo violatorio al reglamento 362-01, a la ley de libre expresión y Difusión del pensamiento y a la constitución de la República. Esta cláusula, atenta de manera flagrante contra los derechos individuales de los autores, la cual dice “que cualquier autor que se queje, exija, divulgue, denuncie ante los medios de comunicación, los problemas internos de la institución, serán pasibles de ser expulsados. 

De hecho, ya se han producido varias expulsiones en violación a la ley de leyes, la Constitución de la república y no ha pasado nada. 

Los afectado, no han hecho valer sus derechos ante los tribunales del país y los consejos directivos, se han salido con la suya.

Como ven este párrafo le ha dado licencia a los que han dirigido a Sgacedom, para hacer y deshacer, sin ningún régimen de consecuencia. 

El desfalco que señalo el articulista Quiñonez, más el desastre que causó Francisco Ulloa, provocó que la Oficina nacional dé Derecho de autor, (ONDA) por mandato del Ministerio de Cultura, dirigido esa vez, por José Antonio Rodríguez, obligó la salida del señor Francisco Ulloa, pasando a presidir la institución el cantautor Manuel Jiménez, quien en ese entonces era Diputado ante el congreso de la República, por el PLD. 

A la llegada de Manuel Jiménez, se descubrieron entonces, otros escándalos…… Unos llamados “autoprestamos” hechos a varios directivos del consejo de Valerio de León, que según mi fuente, fueron realizados de grado a grado a espalda de los autores sin ninguna consulta previa a los dueños de las obras musicales, que a la postre son, los que llevan el dinero a Sgacedom”.

Mi fuente señala que estos préstamos nunca fueron pagados por los deudores. Dice que cada préstamo sobrepasaba la módica suma de 800 mil pesos. 

Al día de hoy, según mi fuente, están pendiente de pago.

También, Unos “Celulates” que servían como Flota, compradas a pagos mensuales a la compañía Claro, por la que hubo que pagar una suma económica de más de 2 millones de pesos, por el enorme descontrol de sus usuarios y por un fraudulento y oscuro negocio que se hizo de forma soterrada, el cual fue por equipos BlackBerry, pero antes de llegar a sgacedom, estos fueron cambiados por Alcatel, sin que todavía al día de hoy, se aplique ningún régimen de consecuencia. 

A pesar de los escándalos y de la intervención, el señor Valerio de León, ha vuelto a ser parte de los nuevos consejos directivos de sgacedom, luego que llegara a la presidencia el señor Alejandro Martínez.  Allí ha estado dentro de la institución, ocupando otras posiciones, entre las cuales está, la que ocupa ahora, como director de Previsión Social.

Hay que recordar que el departamento de Previsión social, maneja el 10% de los recursos que recibe la institución y quien lo dirige y administra es la misma persona que fue intervenida por la Onda, en el año 2012, por supuesto actos de corrupción. 

Hoy se sabe por información de algunas fuentes, que ese señor se ha convertido en un Bob-Bonnie, es decir, es el que decide todo en esa entidad.  Hasta al punto de que según mi fuente, las actuales autoridades le han dejado el protagonismo, como si él fuera el presidente.

 

Algunas Preguntas:

¿Si en el 2012 la Onda intervino a Sgacedom, en que se basó? 

¿Cuáles fueron los argumentos?

¿Comprobó la Onda los supuestos ilícitos cometidos por esa administración, mediante una auditoría, o simplemente actuó por rumor? 

 La Onda debe tener la respuesta. 

Un caso sospechoso.

Un caso muy sospechoso es el que le ocurrió al presidente interino, Manuel Jiménez, que, al poco tiempo de estar dirigiendo la institución, se encontró con un tesoro, un día que fue al Banco de Reservas a realizar una transacción. 

El Cantautor le dijo a la cajera que le atendió luego de hacer su turno, que quería retirar un dinero de su cuenta y la cajera le preguntó ¿De cuál de las 2 cuentas?, el señor Jiménez le respondió, yo solo tengo una cuenta, la señorita le dice, no señor usted tiene 2 cuentas de ahorros con nosotros, ¡aja!, ¿y cuánto tienen en balance?, Hay una con 5 millones de pesos de una cuenta que le aperturaron en Sgacedom.

 Esa fue una transacción oculta y maliciosa que se hizo desde la administración de Sgacedom, al señor Manuel Jiménez.  Se sospecha, que parece, eso era ya una costumbre, hacerles depósitos a los presidentes que llegaban a dirigir la institución, aunque todavía aparentemente nadie sabe con qué o cuáles fines.

El señor Manuel Jiménez, prefirió no tocar esa cuenta y con un acto de nobleza, procedió a devolver el dinero a la administración de Sgacedom.  Este caso, se supo después por el mismo Manuel Jiménez, quien no se dejó comprar o sobornar, aunque aún no se sabe, cuál fue la explicación que le dieron en la administración.

La pregunta que debemos hacernos es:

¿Cuántas veces ocurrió esto en Sgacedom y con cuantos presidentes, sin que los dueños del dinero se dieran cuenta?

Lo que más duele es que los millones depositados a Manuel Jiménez, eran de las obras de los autores, que hoy caminan por las calles del país, desamparados y pidiendo favores.

Eso nos dice también, que allí no hay filtro ni control, o que cualquier persona de manera secreta puede hacer una transacción de millones, como si no fuera nada. El dinero que se recauda parece que se administra entre algunos, de forma medalaganaria.

 ¿De qué manera se puede hacer eso, sin que el banco pida varias explicaciones?, recordamos que una cuenta bancaria institucional, tiene que estar representada y firmada por 3 personas, que en este caso son: el presidente, el secretario y el director Administrativo. 

Esas 3 personas, son las que deben autorizar cualquier tipo de transacción. Y según una fuente de mucho crédito, Sgacedom tiene unas 8 cuentas en el Banco de Reservas.

 Señores, no estamos hablando de 5 o 10 mil pesos.

Y ya se sabe que es muy difícil   realizar cualquier transacción millonaria, sin que el banco investigue con mucha profundidad, todos los pormenores de transacciones millonarias.  Casi siempre por un asunto de protocolo y normas bancarias, se debe transparentar cualquier cantidad que sobrepase los 100 mil pesos. Todo esto por la ley de lavado de activos y la ley de Narcotráfico.

Miren cuántas cosas se hacían o se podían hacer en Sgacedom, sin ningún tipo de control, ni riesgo.

Eso al igual que las demás cosas se quedó así, sin que nadie hiciera nada, ni siquiera los Comités de Vigilancia.

En Sgacedom las cosas son al revés, los comités de Vigilancia y de Disciplina, solo vigilan a los autores que están afuera, jamás a los que están adentro. 

A propósitos del comité de Disciplina, el último (2020-2022) está siendo dirigido por el señor Fernando Núñez, quien no tiene obras en explotación, es decir que no tiene derechos a elegir, ni ser elegido o elegible, según las normas estatutarias de la institución. 

Ese señor y otros, están dirigiendo el comité de Disciplina y aplicando normas estatutarias a los socios activos, que, si tienen todo el derecho de elegir, ser elegidos y que pueden reclamar ante cualquier órgano de la entidad. Los socios activos son los que llevan el dinero a Sgacedom. 

Cabe resaltar, que Fernando Núñez, fue también el presidente de la comisión electoral del proceso 2020 y fue quien juramento a los demás órganos que fueron electos, como son; el Consejo Directivo, el Comité de Vigilancia y el propio comité de Disciplina que este dirige, al cual le hace llamar, Tribunal disciplinario. 

Si analizamos bien la ilegalidad de este señor, entonces llegaremos a la conclusión de que los actuales consejos de sgacedom, son ilegítimos. Hay una máxima jurídica que dice: “que una ilegalidad, no puede generar una legalidad”.

Como se puede ver, allí los miembros de los órganos de dirección, tienen el privilegio de ser juez y parte, aunque no tengan obras en explotación.  El tener obras en explotación, es la principal condición, para elegir y ser elegible y, por ende, poder dirigir.

Se ha dicho incluso, que estos comités son asalariados de los consejos directivos, por lo que, de forma indirecta, se pudieran convertir en títeres.

En el año 2014 llegó Alejandro Martínez a la presidencia de Sgacedom. 

El prominente Compositor oriundo de Bani, había competido con el señor Manuel Jiménez, quien dirigió hasta ese año y también, quería seguir, no ya como agente de intervención, si no como presidente legítimamente elegido por los miembros asociados de forma legal y democrática. 

Aquí ganó Alejandro Martínez, quien dirigió hasta el año 2016 y luego se reeligió por 2 años más, gobernando hasta el año 2018…...  ¡No crean que aquí sucedió lo contrario a los que estaban anteriormente!; También Alejandro Martínez quería seguir, esta vez por 3 periodos consecutivos, en violación a las normas estatutarias, que sólo contemplan un periodo de 2 años y una reelección por 2 años más, los cuales ya había agotado el señor Martínez. 

Los deseos de continuar, al margen de la ley, llevó a este gran compositor a tomar varias medidas advirtrarias. 

Su permanencia en el puesto parece le llevó a sentirse superior a sus iguales y a exhibir de manera frecuente, comportamientos de egocentrismo y de mucho poder. 

Ese anhelado deseo de seguir controlando la institución, luego de no poder repostarse, lo conminó a presentar su apoyo al señor Mario Díaz, quien había regresado en sus aspiraciones a la presidencia de Sgacedom.

Se le escuchó al talentoso Compositor en pleno proceso de las elecciones, repetir la frase una y otra vez, que esa empresa era de él.

Citamos “Esta es mi empresa". Esta es mi Empresa”.  Así lo repetía en cada escenario. 

Durante su gestión surgieron varios escándalos, que, según mi fuente, giraban en torno a los gastos operacionales, considerados como excesivos, los que rondaban alrededor de un 70 a 75 %.

Otro escándalo que se manejó de manera interna, fue relativo a los muchos viajes al exterior que realizo Martínez, de los que se dice, también se hicieron gastos excesivos, en dietas, boletos aéreos, hospedajes, gastos de representación, tarjeta de crédito en pesos y en dólares de cobertura nacional e internacional y que supuestamente en un viaje de 2 o 3 días, se tomaba hasta 7 y 10 días, para regresar al país. Estos datos están en una auditoria de su gestión.

Según mi fuente, los hallazgos encontrados, aún no son de dominio público, aunque en la última asamblea ordinaria de su gestión, celebrada en el hotel Barceló-Lina del Distrito nacional, el señor Marino Encarnación, Contador de profesión, quien fungió como vocero del comité de Vigilancia, dio lectura al informe de la auditoría de ese año y los detalles fueron tan fuertes en los hallazgos, que el señor Martínez se retiró de la Asamblea, antes que esta terminará.

Se dice también que, a la salida de la Presidencia de Alejandro, fueron borrados y cambiados todos los discos duros de las computadoras, porque el personal de la nueva dirección que hizo los levantamientos, supuestamente encontró que los discos instalados, estaban totalmente vacíos.

De esa gestión, se ha dicho mucho. Tanto, que se menciona el departamento de administración y algunos miembros del consejo directivo, que supuestamente, dieron un giro económico en su vida.

También, que querían cambiar las reglas del juego en las próximas elecciones, en relación al padrón electoral, para seguir con el control de la entidad.

Luego por los enfrentamientos constantes suscitados entre una corriente y otra, hubo que provocar una serie de encuentros ante la Oficina nacional dé derecho de autor, organismo que tuvo que asumir su roll de mediación y regulación, para solucionar la grave situación.  

La Onda que estaba dirigida en ese entonces por el Dr. Trajano Santana, tuvo que coordinar con los Aspirantes y sus equipos de trabajo, la posposición de las elecciones, que estaban programadas para el 21 de enero de ese mismo año.  Pero finalmente, estas fueron pospuestas, para el día 4 de febrero.

En estas Elecciones ganó Félix Mirabal, producto de una alianza entre los candidatos, Alejandro Montero y Pedro Ramírez, contra el candidato de Alejandro Martínez, el señor, Mario Díaz.

 

Ganó el señor Felix Mirabal. Y….

Como ven esta gestión apenas duró un periodo de 2 años (2018-2020), obviamente también el señor Mirabal deseaba repetir en la presidencia, como todos los anteriores. 

Se presentó como candidato, pero fue penosamente derrotado ya que su manejo fue un tanto ambivalente y torpe. Nunca escucho a nadie, siempre creía que lo sabía todo, aparentemente te oía, pero no te escuchaba.   

Las recomendaciones o sugerencias de los demás siempre tenían un, pero.

Pasó más de un año de su gestión con un síndrome de futura persecución, sin querer firmar nada en su calidad de presidente.

La señal que daba, era de una excesiva honestidad, pero al no asumir las responsabilidades de su competencia, las operaciones económicas eran ejecutadas por el secretario, el tesorero y el director Administrativo. Durante ese primer año, nunca firmó cheques.

Fue en el segundo año, cuando ya era tarde, que se decidió a firmar todo.

Esta inacción de su primer año, en economía se considera, como un grave error, ya que quien maneja el poder y el dinero, es quien tiene el control de los gastos y por ende de la empresa, si no es así, pierde el poder.

Su débil gestión, lo sacó de manera isofacta, pues a pesar de tener un solo periodo, parecía ser, un presidente de aquellos que se ven desgastados.

Ni siquiera podemos decir que fue la popularidad del Cantautor Giordano Morel, quien, como hacedor de Buenas canciones, venía sembrando humildad, actitud que le dio la oportunidad de ser votado por las mayorías de los autores socios de Sgacedom. 

Hay que destacar, que el señor Morel, fue el tesorero por 4 años de forma consecutiva en la gestión de Alejandro Martínez.  Aunque las normas estatutarias establecen que, en cualquiera de los cargos del consejo Directivo, está prohibida la reelección, con excepción de la presidencia, que puede postularse por un segundo período.

Giordano Morel, fue también el director de previsión Social por los últimos 2 años. Que dirigió Félix Mirabal 

Después de 6 años en los consejos directivos de Sgacedom, Giordano Morel salió vencedor en las elecciones del año 2020 y aunque llegó allí con mucho brío, fue sorprendido por la pandemia del Corona Virus, teniendo la institución que prácticamente cerrar sus puertas por algún tiempo.

La reapertura de las labores en Sgacedom, permitió que se hicieran algunos repartos. 

Hablando de reparto.

Nunca se ha sabido, porqué los autores miembros de Sgacedom, reciben la misma cantidad en cada reparto, es decir, los montos apenas varían entre 400, 500 y 1,500 pesos quizás. 

No importa que allí se recaude 4 millones, o 100 millones de pesos.  En cada reparto es lo mismo, como si fuera un Sam o una cuota fija. Aunque según nuestra fuente, no sucede igual con los que nos han dirigido, pues los montos que se le depositan a cada quien, son confidenciales.

Mi fuente dice que los montos son tan grandes, que no lo brinca un chico.

 

Ahora se Rumora que en Sgacedom, las cosas no andan bien.

Recientemente en el mes de julio del presente año, se realizó una Asamblea General Ordinaria fuera del plazo establecido por ley, en violación flagrante a los estatutos y reglamentos internos. 

La Asamblea debió realizarse en el mes de mayo, pero el nuevo consejo directivo, decidió posponerla, ya que, de acuerdo a fuentes fidedignas, no se había podido cuadrar el informe financiero que debían ofrecer a los socios.  

En esa Asamblea, además del tradicional informe anual, había que elegir la comisión electoral para que organice las elecciones del próximo mes de enero 2022. 

Las reglas estatutarias establecen, que la elección de la comisión electoral se hará de forma libre y democráticas, sin embargo, allí se violaron todas las normas procedimentales.

El presidente Jordano Morel se tomó las atribuciones de presentar hábilmente una TERNA compuesta por un número igual a la cantidad de miembros de la comisión, sin permitir que los demás miembros de la asamblea presentaran otros candidatos. Allí, se cercenó de manera impositiva, la democracia. 

Se presentó un informe que ni ellos mismos se lo creen. 

Hay que destacar que, en cada asamblea anual, se habla de que recaudaron muchísimos millones, pero nunca llegan a las manos de los autores, que son los que, a través de sus obras, lo producen, pero lo peor del caso es que nunca detallan rubro por rubro, los gastos de operación y hoy continúan en más de un 70 y un 80%.

Una vez más, los números aparecen en rojo, como en todas las asambleas de cada año.

Los autores, su familia y la sociedad en sentido General, se preguntan, ¿A cuáles manos van tantos millones?  ¿Porque no se le explica de forma convincente a los autores, el uso que se le da a su dinero? 

Lo cierto es que en 25 años que tiene Sgacedom, los autores están peor que antes de que existiera como entidad de gestión colectiva. 

¡Qué paradoja eh!

La ley 65-00 sobre derechos de autor, el reglamento de aplicación 362-01 y los estatutos de Sgacedom hablan de un 30% para gastos operacionales en las entidades de gestión colectiva, sin embargo, ninguno de los consejos que han dirigido a Sgacedom desde su fundación hasta ahora, han trabajado apegados a dichas normas.

Todos sin ninguna excepción han dirigido, gastando sin control el dinero de cada autor, sin que al día de hoy se haya aplicado ningún régimen de consecuencia.

Finalmente, se nos ocurren algunas preguntas. 

¿Los autores van a seguir aguantando 25 años más, bajo la dirección de las mismas gentes que no le han garantizado al 99? % de los socios, una mejoría en su vida?

¿A quién tendrán que elegir los autores, para lograr una mejor Sgacedom? 

A propósito, sería bueno que la Procuraduría General de la República y la unidad especializada de propiedad intelectual, se diera una vueltecita por Sgacedom…

AH…señores; se me olvidaba decir, que mi fuente también descubrió, que el secretario de Actas y Correspondencia de Sgacedom, tampoco tiene obras en explotación, y por lo tanto también es ilegal, no tiene la calidad para dirigir a los demás socios que si tienen obras y que producen el dinero que entra allí.

Ojalá cada autor de manera individual, pueda tener una respuesta a estas interrogantes, pero sobre todo que lleguen a entender  que  cuando los consejos Directivos son intervenidos por presuntas faltas graves, pierden sus calidades y prerrogativas para volver a dirigir, hasta que sus  miembros  o supuestos implicados, puedan demostrar su inocencia  de las acusaciones que le imputan.

El Autor es Periodista.

Vive en Santo domingo

Deja un comentario

RECOMENDACIÓN: Toda opinión o comentario publicado, el cual este fuera de contexto será borrado y bloqueada la IP, para que en lo adelante no pueda emitir ningún tipo de opinión en nuestro medio.
Att. El Universal Digital.