El civismo: fundamental para la buena marcha de la sociedad

NOTICIAS DE OPINIÓN | Domingo, 08 Mayo 2022 11:05 | Por Mercedes Castillo

El civismo: fundamental para la buena marcha de la sociedad Mercedes Castillo, expresidenta del Colegio Dominicano de Periodistas

La Real Academia Española (RAE) define al civismo: 1._ Celo por las instituciones e interés de la patria, y 2._ Comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública.

Por lo que la educación cívica de la niñez, adolescentes, jóvenes y ciudadanos en general es obligatoria en el hogar y en escuela. Deben recibir desde temprana edad los valores cívicos_ morales para poder vivir en sociedad.

La humanidad requiere también, hoy más que nunca del civismo, para concienciar globalmente a la ciudadanía a través de la internet y contener la ambición desmedida de controlarlo todo, no importando la vida de millones de seres humanos de todas las edades, que no tienen intereses en las guerras fratricidas que se llevan a contra viento y marea.

El concepto civismo se utilizó por primera vez en la Revolución Francesa de 1849,pero ya antes Confucio y Aristóteles se habían referido al término.

En su esencia, el civismo está relacionado con el ciudadano y la ciudad donde vive. El ciudadano se somete a normas de convivencias sanas para poder convivir con los demás ciudadanos, de lo contrario, viviría en la barbarie, en el caos e irrespeto en la comunidad o sociedad.

Las normas de convivencias sanas implican de manera principal respetar a los demás, tratarlos con cortesía, consideración y deferencia.

Igualmente, una persona que practica el civismo tiene un comportamiento ético, respeta los espacios públicos, no tira basura, aboga por la limpieza y buen ornato, respeta el medio ambiente, las leyes, la Constitución, es una persona educada, colabora con sus vecinos, su comunidad, con su país.

También cuida y respeta a su familia, a las instituciones públicas, la escuela, ama y defiende su país, a sus padres, abuelos, ancianos y niños. Es también una persona altruista, solidaria y buena.

Es responsabilidad del Estado y de cada familia en particular formar y orientar cívicamente a los niños, adolescentes y jóvenes para que sean buenos ciudadanos. Que defiendan las instituciones públicas y la patria y se respeten así mismo y respeten también a los demás ciudadanos.

Definitivamente, practicar el civismo permanentemente es una buena actitud que debemos emular todos los días,24/7. Enhorabuena.

Deja un comentario

RECOMENDACIÓN: Toda opinión o comentario publicado, el cual este fuera de contexto será borrado y bloqueada la IP, para que en lo adelante no pueda emitir ningún tipo de opinión en nuestro medio.
Att. El Universal Digital.